Dentro del marketing online, el SEO, u optimización de nuestra web para que aparezca bien posicionada en los resultados cuando se utiliza un buscador de Internet, es una de las estrategias que más interés despierta por una sencilla razón:

Es lo más parecido que hay a obtener «clientes gratis».

Y el SEO, de hecho, ha dejado de ser una estrategia de marketing online solamente, para pasar a ser una que toda empresa, se dedique a lo que se dedique, ha de considerar.

¿Por qué?

Porque hoy en día la primera reacción de un cliente cuando necesita algo es buscar en Internet.

Y cuando lo hace, cualquier cosa que no está en los primeros resultados de una página, no es visible. Prácticamente da lo mismo estar en la página tres que en la treinta.

Por qué Google nunca dice del todo cómo posicionar bien en sus buscadores

Google usa un algoritmo para presentar sus resultados de búsqueda que cambia constantemente y cuya «fórmula» de lo que tiene en cuenta y cómo de importante es, nunca es revelada del todo.

El objetivo es que nadie se pueda aprovechar del todo, como ocurría en el pasado, donde aprovechando ciertos trucos, webs de poca calidad podían estar en el número 1 de los resultados.

Además de eso, Google usa amplios equipos humanos para corroborar que los resultados de su algoritmo ponen contenido de calidad bien alto.

Eso hace que los usuarios sigan usando el buscador (pues les da buenas respuestas) y que llegar ahí arriba sea costoso, de manera que muchas empresas toman el atajo que les ofrece Google y contratan anuncios de pago para aparecer en esa primera página, al lado de los resultados.

Entonces, ¿cómo se sabe lo que funciona para posicionar una página bien alto?

Se intenta hacer ingeniería inversa, es decir, que se miran las páginas que obtienen buenas posiciones y se intentan deducir elementos comunes que comparten, para saber qué es lo que valora Google y qué importancia tiene.

Y eso es lo que vamos a hacer aquí con los resultados del análisis de más de 1 millón de páginas web realizado a través de herramientas líder del sector SEO, como SEMRush, Ahrefs, MarketMuse y otras…

Con ese millón de páginas, tenemos una imagen más o menos clara de qué es más importante para posicionar bien, y son estas 10 cosas.

1. Los enlaces

La cantidad de enlaces que apuntan a una página web son un factor extremadamente importante para posicionar bien. Es decir, que nuestra página estará bien alta si conseguimos que mucha gente la enlace en sus webs.

La lógica es que si muchos artículos y páginas ponen un enlace a esa página cuando hablan de un tema, debe ser buena.

Como la vida en realidad nunca deja de ser el instituto, los enlaces son una medida de popularidad. El buscador asume que, cuanto más se enlaza algo, más «popular» debe ser.

De hecho, dentro de este macro estudio, el número de dominios que apuntaban a las páginas correlaban con una buena posición más que cualquier otro de los factores estudiados.

Es decir, que la vida sigue siendo ese instituto y lo mejor para posicionar alto un contenido es conseguir enlaces para ese contenido.

Hacerlo, y dejarlo a su suerte sin promocionar, no sirve de apenas nada.

2. Contenido de calidad y profundo

Por supuesto, la calidad del contenido es otrro factor fundamental.

Según el análisis, el contenido calificado como «temáticamente relevante» conseguía posicionar mucho mejor que otro contenido que no trataba la temática en profundidad.

O lo que es lo mismo, artículos redactados de cualquier manera, por alguien que no tiene ni idea y cobró 2 euros en Fiverr, resultan completamente inútiles.

3. Contenido más extenso vence al más breve

Siguiendo la estela de lo anterior, el típico artículo para salir del paso con apenas 500 palabras tampoco va a conseguir mucho en un nicho o término de búsqueda mínimamente competido.

Según el estudio, la media de palabras del contenido que acaparaba los primeros puestos era de 1.890 palabras.

Pero estos no son los únicos factores, de hecho, vamos a ver otros francamente curiosos, que también correlacionan con las mejores posiciones en buscadores…

4. Nuesta web debe ser segura

Ya vamos un poco más a lo técnico, pero es que según los datos había una fuerte correlación entre que nustra web estuviera configurada con un certificado de seguridad (es decir que nuestra dirección se muestre con https:// y no con http:// solamente).

Tampoco debe suponer una sorpresa, pues al fin y al cabo, la propia Google ha declarado que el https es un factor de posicionamiento.

5. Mejor si hay contenido con imágenes

El contenido con al menos una imagen lo hacía significativamente mejor que el contenido sin imágenes.

La inclusión de imágenes es una manera de hacer mejor la experiencia de usuario, y esa mejora es lo que quiere Google por encima de todo.

Curiosamente, que hubiera más allá de una imagen en el texto no parecía correlacionar ni para bien ni para mal.

6. La semántica es cada vez más importante

Una de las «sorpresas» encontradas en el estudio es que había poca relación entre una buea posición y la optimización de la palabra clave en el título.

¿Qué significa esto? Que desde hace tiempo, Google le da importancia a la semántica. Es decir, a las distintas maneras de decir la misma cosa y a encontrar lo que realmente se busca, aunque se exprese con otras palabras a las que tiene el título del contenido.

¿No le ha pasado que Google parece leer la mente a veces? Que si se busca, por ejemplo, «película en la que Christian Bale hace de sacerdote» aparecen resultados del film Equilibrium y no páginas que contengan esas palabras.

Eso es semántica.

7. La rapidez importa

La velocidad a la que carga la web es importante porque, de nuevo, la experiencia de usuario es importante para Google.

Así, sitios que cargaban rápido posicionaban mucho más alto que sitios que cargaban demasiado lento.

8. El texto exacto sigue contando

No siempre hay que creer a pies juntillas las pistas que da Google a la hora de posicionar. Con su actualización Penguin alegó que el texto exacto de un enlace, para que coincida con la palabra clave que deseamos posicionar, ya no estaba muy relacionado. Que si la semántica y todo eso.

Los datos demuestran que sigue siendo un poderoso factor, al menos de momento.

Así, en nuestros esfuerzos SEO habremos de conseguir enlaces (es el factor número 1, de hecho), pero también habermos de conseguir que el texto de ese enlace sea la palabra clave que deseamos posicionar.

Por ejemplo, si nuestro contenido a posicionar va de planes de negocio, cuando consigamos el enlace tenemos que conseguir que ese enlace sea como este: planes de negocio.

9. Una baja tasa de rebote es positiva

De nuevo nos encontramos con que la experiencia del usuario cuenta mucho. Por eso Google mira la tasa de rebote.

Esa tasa, de acuerdo a Google, nos dice qué porcentaje de usuarios a entrado en nuestra web y se ha ido sin ver más que una página.

Google asume que nuestra web no ha sido lo bastante interesante como para conseguir que el usuario quiera indagar y visitar más, de manera que un alto rebote lo considera negativo.

Para paliar es, hemos de hacer el contenido interesante, no abusar de cosas que lo repelan, como anuncios o popups y, en general, tratar de que nuestra web ofrezca una buena experiencia de usuario e información interesante para que naveguen por ella.

10. A pesar del ruido que hace el llamado Schema, no parece muy importante

Quizá en el futuro lo sea, pero a pesar de lo que se está hablando últimamente del schema (una iniciativa para ayudar mejor a los buscadores a comprender las webs y unificar la información), no parece correlacionar con buenso resultados.

Así que, de momento, si tampoco entendemos qué es, no pasa nada, mejor centrarse en los otros 9 factores que hemos descrito, son el 80/20 del posicionamiento en buscadores.

Si cuidamos esto, y añadimos tiempo, porque en mi experiencia, el tiempo es un factor fundamental para el SEO y nadie nuevo va a posicionar bien, estaremos enfocando correctamente nuestra optimización en buscadores.

Pongamos la experiencia de usuario y la calidad por delante, un marketing de contenido regular y, con tiempo, conseguiremos escalar esos puestos y ser visibles.

Lo que pasa es que la mayoría no tiene la perseverancia ni puede mantener un ritmo de calidad lo bastante elevado. Y esa es la perdición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here