Hoy vamos a ver algo diferente, breve y, sobre todo, muy práctico en esta sección Premium.

Aunque se sale un poco del tema del Marketing y conseguir clientes, pienso que puede ser un conocimiento sobre persuasión y comportamiento humano extremadamente útil para un emprendedor, pues se trata de la manera óptima de calibrar la realidad de una situación en la que sospechamos que no todo puede estar demasiado claro y nos quieren engañar.

¿Ejemplos prácticos y situaciones de uso? Multitud con las que nos vamos a ver en nuestra andadura como profesionales:

  • No saber si nos van a pagar.
  • No saber si todas las promesas de lo que nos están vendiendo son reales.
  • No saber si de verdad todo el contrato se va a cumplir, o por el contrario nos vamos a encontrar con alguna desagradable sorpresa… Y muchas más.

¿Y en el ámbito personal? Incontables situaciones en las que nos vamos a ver metidos, con colegas, amigos, conocidos, etcétera.

Sé que esto no es maravilloso pero, sobre todo desde 2008, el año en que la crisis comenzó a golpear, empecé a recibir mensajes al respecto de situaciones no demasiado agradables sobre impagos e incumplimientos. Yo mismo me vi inmerso en alguna, aunque pocas, por suerte.

La cuestión con estas situaciones poco agradables no es si nos van a ocurrir, sino cuándo van a ocurrir, por lo que he pensado que aunque se salga un poco de lo habitual merece la pena comentar esta curiosa táctica, ya que es breve y útil.

Vamos a verla.

Por favor para ver el contenido completo.
(No tiene cuenta ? Cree una cuenta)