Hoy, algo breve y práctico.

En todos estos años uno de mis principales intereses siempre ha sido la persuasión, y por el camino de aprenderla a fondo me he topado con cosas francamente fascinantes.

Hoy vamos a ver una de ellas.

La primacía y el anclaje

Ya he hablado a menudo del poder de la primacía y el anclaje.

La primacía es el fenómeno por el cual los primeros momentos de algo influencian enormemente el desarrollo de ese algo.

Hemos visto ejemplos prácticos en las negociaciones, por ejemplo, donde empezar con cifras altas ya prima la negociación en ese sentido y, por regla general, se suelen cerrar precios más elevados.

Igualmente el anclaje es otro fenómeno por el cual ciertas sensaciones o fenómenos nos disparan asociaciones o recuerdos.

Muchas marcas lo utilizan y Coca-Cola es una de las que más practica esto. Trata de anclar su producto a emociones positivas que traigan a la memoria asociaciones favorables con su producto y lo hace con una mezcla de música, imágenes y repetición.

Pues bien, hoy vamos a ver algo fascinante relacionado con este tema y corroborado por unos curiosos estudios, con los que podremos usar ese anclaje y primacía a nuestro favor… hoy mismo.

¿Necesitaremos del presupuesto de Coca-Cola? Para nada. Nos bastará apenas con un café o un simple cojín.

En serio, vamos a ver cómo.

Por favor para ver el contenido completo.
(No tiene cuenta ? Cree una cuenta)