email marketing
email marketing

Siempre he mantenido, y sigo manteniendo, que en la medida de lo posible, hay que delegar servicios y actividades en las que no somos expertos.

Sin embargo, la realidad de muchos emprendedores es que son pequeños autónomos en solitario, que entienden este principio, pero no pueden o no saben bien cómo aplicarlo.

Puede ser porque tienen miedo a delegar y dejar de controlar algo (a mí me ocurre), o puede ser porque no pueden permitírselo económicamente.

Este es el mundo real, y esta es una preocupación legítima.

La regla de oro para delegar

De hecho, la regla fundamental para delegar o no, es esta:

Si no nos podemos permitir delegar, porque no tenemos dinero para ello, no lo hacemos.

Así de sencillo. El cash flow, el flujo de efectivo y la tesorería, son lo más importante. No podemos ponerla en peligro por ninguna razón, incluyendo la de delegar. Por eso sí, hay que delegar, pero solo si no arriesgamos la liquidez de la empresa.

Eso debe ser lo primero por encima de todo.

Casi siempre y al principio, los emprendedores disponen de tiempo, pero no de dinero. En ese caso, debemos hacer nosotros esas actividades que no son núcleo del negocio e invertir tiempo.

Sin embargo, en cuanto tengamos suficiente dinero, debemos cambiar ese tiempo por este dinero, ya que el tiempo es un recurso más valioso.

Qué programas recomiendo para facturación, web, etc

Teniendo en cuenta esto, alguna vez me han preguntado qué programas recomiendo o uso personalmente para facilitar esas actividades que, por el momento no se puedan delegar.

En esos casos, hay que tener en cuenta la situación de cada uno, pero he aquí mis opciones preferidas.

1. Aplicación para tu web

Si tienes una web o tu actividad es online, usa WordPress.

Ya está, no mires otras alternativas y no pierdas el tiempo comparando, volverás al principio porque WordPress es la mejor opción.

Emplea una tarde en aprender a usarlo, instálalo en un hosting de confianza que no sea demasiado barato y gestiona personalmente tu web con él.

No te arrepentirás, cosa que sí ocurrirá, tarde o temprano, si eliges otra solución.

Puede que ahora no quieras hacer esto o aquello con tu web. Pero si algún día deseas poner una tienda, crear un boletín o ampliar tu actividad, seguramente WordPress tendrá un plugin para hacerlo fácil.

2. Programa de facturación

En cuanto al tema de facturación, echa un vistazo a este programa de facturación electrónica.

Se llama B2B Router, tiene cuenta gratuita con facturas ilimitadas, factura eléctronica, certificación delegada, etc.

Se trata de una programa de facturación online, que no solo es el tipo de facturación más cómodo, sino que es la tendencia. Olvídate del papel y de pasarte horas con plantillas de factura.

También tiene una versión de pago con más prestaciones.

3. Correo electrónico y mensajería

Para correo electrónico, personalmente uso Gmail para centralizar la mensajería de todas mis iniciativas.

Sé que Gmail lee los emails y muestra publicidad en base a lo que ha leído.

A menos que, por lo que sea, la privacidad sea muy importante para ti, es la mejor opción.

¿Por qué?

Además de su fiabilidad, está la posibilidad de ampliarlo, lo que nos lleva a lo siguiente.

4. Mi recomendación en cuanto a CRM y gestión de contactos

Debemos tener un programa de gestión de contactos o, mejor aún, un CRM.

Personalmente y por mi modo de operar, está muy centrado en el email. Para ello, uso Streak, un plugin de Gmail que amplía sus capacidades.

Es interesante dedicar media hora para ver su lógica de funcionamiento, pero es muy probable que encaje en muchos casos y que su versión gratuita sea más que suficiente.

5. Copias de seguridad y nube

Si no tienes un informático en el que delegar esto, mi elección para trabajar en cualquier parte, desde casi cualquier ordenador, es Dropbox.

Su versión gratuita es un poco reducida para los tiempos que corren, así que cada uno debe considerar cuánto necesita.

Además de eso, y a la antigua usanza, hago copias de seguridad en un disco externo. Y las recomiendo. La nube está muy bien, hasta que a lo mejor un día sale el sol y se ha disipado la nuestra.

Una alternativa de almacenamiento y sincronización online para trabajar en cualquier parte es Google Drive.

Si de nuevo la privacidad es fundamental, entonces me lo pensaría dos veces en este caso.

Estas son mis elecciones y sí, soy uno de esos que siempre ha estado probando de todo, pues durante mucho tiempo he tenido esa inclinación a perseguir la herramienta perfecta.

Es una trampa.

Todos esos artículos con 15 opciones para cada cosa que hemos visto aquí hacen perder un tiempo precioso. Por eso no he querido provocar una páralisis por análisis a la hora de hablar de herramientas para emprendedores.

Y es que hay que recordar que, en el fondo, el tiempo es siempre el recurso más valioso.